La película

La publicidad invade las salas de cine

No se a vosotros, pero a mi me fastidia mucho ir a ver una película al cine, llegar a la hora, sentarme y que se tiren poniendo anuncios media hora. Ya bastante tengo con verlos en la televisión como para que me los pongan también en el cine. ¡ya sólo falta que pongan anuncios de teletienda!

En la televisión todavía puede tener un pase, porque la mayoría de los canales son privados y necesitan una manera de financiarse. ¿Pero en el cine? Yo ya he pagado por mi entrada, y no quiero tener que tragarme 30 minutos de reloj de anuncios, eso si, intercalados con trailers de otras películas para que no montes el pollo.

La publicidad invade las salas de cine

Si quieren poner anunció, que lo hagan antes de la hora indicada, o después de los créditos.

Esto no ocurre en todos los cines, pero por lo menos en Cinesa si. Esto puede que no sea un problema en ciudades con varios cines, pero si en tu Comunidad Autónoma tan sólo hay dos cines, si que es un problema.

Habrá quién piense, pues si sabes que la película va a empezar media hora después, vete más tarde. Pero ¿y si empieza un día a su hora? ¿De verdad te puedes arriesgar a perderte el comienzo de una película que quieres ver?

Sinceramente, no me extraña que cada vez vaya menos gente a ver películas al cine. Con las pantallas de televisión tan grandes que tiene la gente en su salón, y que en unos meses te la puedes descargar o comprar el Blue Ray, muchos son los que pasan de aguantar anuncios y a la gente que tienes alrededor, que pueden hacerte la vida imposible con sus ruidos.

Y ya no hablemos del precio de las entradas. Hasta 8 € por entrada. Una verdadera pasada. Total, para que te pongan una porrada de anuncios y te los tengas que tragar. No es una queja que únicamente hago yo, la última vez que fui al cine fue para ver la de Star Wars, Rogue One, y después de 20 minutos, la gente ya se estaba empezando a cabrear y a gritar.

Estas esperando a ver una película un año entero, y cuando ya estas sentado, todo feliz, toma anuncios. Pues no, eso no se hace.

Está claro que la publicidad ha invadido las salas de cine, pero si nadie se queja, nada va a cambiar.